Historia Quiénes somos Aviso legal Protección de datos Contacto

Empezar a correr con tu perro (1ª semana)

Hemos terminado nuestra primera semana de entrenamiento y hay una frase que no para de darme vueltas en la cabeza; “No pain, no gain”. Es una de las frases motivadoras por excelencia y traducida al castellano viene a decir algo así como “Sin sufrimiento no hay ganancia”. Dejando a un lado la famosa canción de Scorpions, creo que el autor de esta frase es desconocido, (o al menos yo no lo conozco), pero he leído que Benjamín Franklin escribió en 1732 “Poor Richard’s Almanac: The Way to Wealth” y que en su contenido estaba la frase: “There are no pains without gains” (“No hay sufrimientos sin ganancias”).

Aunque no sepa de dónde viene, después de esta semana puedo decir, es cierto…para mí. Es cierto en el momento en el que das una zancada más cuando creías que tus piernas no te iban a responder. En el instante en el que puedes dar una bocanada de aire más cuando pensabas que tus pulmones estaban a punto de dejar de funcionar. En la semana que te tiras con agujetas, sin poder andar normal, sentarte con naturalidad o agacharte de forma ágil para coger algo que se te ha caído al suelo. Es cierto en el momento en el que sientes todo esto y después obtienes tu ganancia. ¿Y cuál es esa ganancia?. En el plano físico está claro; mejoro mi cuerpo, gano salud, salgo de mi zona de comodidad y descubro cómo cada vez puedo subir un peldaño más y ser capaz de hacer cosas que antes ni me imaginaba que pudiese hacer. Tener salud es tener vida. En el plano psíquico; libero estrés y me siento bien corriendo, y a veces, sentirse bien haciendo algo, es la mejor ganancia que puedes obtener. A lo mejor suena extraño pero pienso que si yo siento todo esto, mi perra también (a su manera claro).

Ya os he dicho que nunca hemos corrido así que el plan de entrenamiento que he seguido, en esta primera semana, se ha basado en las informaciones que he recogido y en el conocimiento de mi propio cuerpo y el de mi perra. Es necesario que conozcamos los límites de nuestro cuerpo para saber diferenciar entre sufrir porque entrenamos duro, superándonos y esforzándonos, y sufrir al máximo sin permitir que nuestro cuerpo asimile los entrenamientos que realizamos. Hay que ser inteligentes y no vale engañarse, aunque queramos ir de hombres fornidos o de mujeres fuertes, en realidad sabemos hasta dónde llega nuestra forma física. Hay que saber “guardar calma” y tener paciencia, todo llegará. En lo que respecta a nuestro compañero de cuatro patas es importante que tengamos en cuenta su condición física, su estado de salud y su raza (este tipo de ejercicio no es recomendable en todas las razas). Para aquellos que tengáis alguna duda debéis consultar con vuestro veterinario.

Y por fin os desvelamos nuestro plan de entrenamiento:

Lunes

Miércoles

Viernes

Domingo

10′ calentamiento

10′ calentamiento

10′ calentamiento

10′ calentamiento

Serie: 10′ andando – 5′ corriendo (repetida 4 veces)

Serie: 10′ andando – 6′ corriendo (repetida 4 veces)

Serie: 10′ andando – 7′ corriendo (repetida 4 veces)

Serie: 10′ andando – 8′ corriendo (repetida 4 veces)

Serie: sprint 50 metros – 1′ andando (repetida 2 veces)

Serie: sprint 50 metros – 1′ andando (repetida 4 veces)

Serie: sprint 50 metros – 1′ andando (repetida 4 veces) / subir y bajar 30 escaleras (repetido 2 veces)

Serie: sprint 50 metros – 1′ andando (repetida 4 veces) / subir y bajar 30 escaleras (repetido 4 veces)

15′ estiramientos

15′ estiramientos

15′ estiramientos

15′ estiramientos

A parte de esta tabla, los primeros conceptos básicos que me gustaría daros son los siguientes:

– Así como en las personas es necesario disponer de un buen par de zapatillas, en los canes tenemos que tener especial cuidado con las almohadillas. Es conveniente que no estén blandas y que se encuentren bien hidratadas. A veces puede servir con lavarlas bien y dejar que se refuercen con el ejercicio gradual. Pero hay veces que esto no funciona. Para estos casos, existen productos denominados protectores de almohadillas: mediante un pincel aplicaremos una capa en sus almohadillas y dejaremos que se seque. Este producto previene las irritaciones y aumenta la resistencia al roce.

Temperatura: las personas transpiramos por todo el cuerpo pero los canes tienen las glándulas sudoríparas en las almohadillas. El sistema de eliminación de calor que utilizan es el jadeo y la lengua. A partir de 20ºC se desaconseja realizar este tipo de actividad. De igual manera, debemos llevar una botella de agua para que puedan beber cuando lo necesiten, pero con cuidado, beber mucha cantidad puede ocasionarles problemas.

Alimentación: es necesario que tanto el perro como nosotros tengamos una alimentación equilibrada. También es aconsejable dar de comer a nuestro amigo peludo después (pero no justo después) y no antes del ejercicio. O por lo menos esperar hasta que haya hecho la digestión para evitar la temida torsión gástrica.

– El descanso es tan importante como el entrenamiento y aunque nuestras mascotas tienen mucha más tolerancia al ejercicio, ellas también deben descansar. El cuerpo necesita pausas para poder asimilar la carga del entrenamiento realizado y poder afrontar el siguiente en condiciones.

De momento estas son las primeras sensaciones y los primeros consejos que quiero compartir con vosotros. Bueno, se me olvida algo, el buen rato que pasé cuando al empezar a correr, el primer día, mi perra echó las orejas para atrás y me miró con cara de sospecha creyendo, según me imagino, que alguien nos perseguía.

Y como siempre hay que quedarse con ganas de más, nos vemos la semana que viene con la continuación de esta aventura que es EMPEZAR A CORRER CON TU PERRO.

2 respuestas a "Empezar a correr con tu perro (1ª semana)"

  1. ana mombiela dice:

    Kaixo Sandra, soy Ana (Maruri) pregunta millón, me ha encantado este apartado para correr, antes del primer entrenamiento hay alguna pauta más?, creo que lei en alguna parte que comenzabas buscando un sitio tranquilo sin muchos estímulos etc.. mejor suelto que atado?
    Gratxieee y un beso

  2. Imagen de perfil de Anyma2 Anyma2 dice:

    Kaixo Ana! Cómo me alegra veros por aquí a ti y a Telmo…eso significa que estáis muy bien!.
    Respecto a tu pregunta, en los siguientes pasos de esta aventura que es empezar a correr con tu perro explicaba que yo he empezado a hacerlo con mi perra suelta y por lugares y a horas en los que no hay nadie…para mi es la situación perfecta pero hay gente que no puede hacerlo de esta manera.
    Si tu puedes hacerlo es el contexto idóneo!.
    Si no hay estímulos (gente, coches, ruidos…) el perro centrará su atención en nosotros de una forma más fácil (al fin y al cabo somos lo único que hay a su alrededor).
    Si le llevamos suelto, animándole a que nos siga, provocamos que el perro acceda a su sistema cognitivo y decida por sí mismo seguirnos, no porque exista una correa que le obligue o un premio que quiera conseguir, sólo porque quiere. De esta forma, el día que decidamos atarle, el perro ya habrá adquirido la costumbre de correr con nosotros y no hará tirones con la correo o se distraerá tan fácilmente.
    También recuerda que esto es running y que si después quieres practicar canicross tendrás que enseñarle una táctica diferente para que sea él quien tire de ti corriendo. Pero ya será más fácil!
    En breve os informaremos de cómo lo estamos haciendo nosotras…
    Espero haber contestado a tus dudas y que te sirva de ayuda y mucho ánimo con esas carrera a los dos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas