Historia Quiénes somos Aviso legal Protección de datos Contacto

Empezar a correr con tu perro (2ª semana)

Esto va cogiendo forma. Ya vamos por la mitad del camino. Cada vez tenemos más cerca nuestra primera meta y empezamos a ver pequeños resultados. Son pequeños sí, pero algún día serán grandes. No tenemos prisa.

En un momento en el que, por circunstancias de la vida, las preocupaciones no paran de aparecer en mis pensamientos, correr está consiguiendo que, poco a poco, encuentre ese rato en el que no pienso en nada más. Ese rato en el que además, ejercitando mi cuerpo, puedo liberar el estrés que acumulo, sacando las tensiones afuera para que no vayan llenando mi cuerpo y mente, creando una vida en tensión en lugar de una vida en calma y sin prisas.

En el plano físico las agujetas están empezando a ser sustituidas por momentos de “tensión muscular” que aparecen después del ejercicio y que desaparecen rápidamente. A la hora del descanso cambian a momentos de relajación física que hacen que descanse mejor. Y mi cuerpo empieza a ser un poco más ágil y resistente.

DSC_1125Y en mi perra también veo cambios. Su alegría cuando ve que me pongo las zapatillas y el “modo alfombra” en el que se pone en cuanto llegamos a casa, me revelan que ella también está obteniendo sus pequeños resultados. No tengo ninguna duda de que le gusta lo que hacemos, le gusta correr.

Eso sí, todo va poco a poco. Hay que tener paciencia.

 

 

El plan de entrenamiento de esta semana ha sido este:

Lunes

Miércoles

Viernes

Domingo

10′ calentamiento

10′ calentamiento

10′ calentamiento

10′ calentamiento

Serie: 10′ andando – 8′ corriendo (repetida 4 veces)

Serie: 8′ andando – 10′ corriendo (repetida 3 veces)

Serie: 8′ andando – 10′ corriendo (repetida 2 veces)

Serie: 5′ andando – 10′ corriendo (repetida 2 veces)

Serie: 5′ andando – 10′ corriendo (repetida 4 veces)

Serie: sprint 50 metros – 1′ andando (repetida 2 veces)

Serie: sprint 100 metros – 1′ andando (repetida 2 veces)

Serie: sprint 100 metros – 1′ andando (repetida 2 veces)

Serie: sprint 50 metros – 1′ andando (repetida 2 veces) / subir corriendo una cuesta

15′ estiramientos

15′ estiramientos

15′ estiramientos

15′ estiramientos

Estos días han sido críticos. Empezamos a correr más tiempo del que andamos. No os lo voy a negar…me ha costado mucho. Mi compañera de carreras, sin embargo, parece que todavía ligera. No me cansaré de repetiros, si tenéis cualquier duda sobre la forma física de vuestro perro y su estado de salud, tenéis que visitar al veterinario antes de empezar a hacer ejercicio con él. Mi perra y yo estamos acostumbradas a movernos y andar mucho pero si éste no es vuestro caso, debéis de empezar con un plan de entrenamiento más inicial que el nuestro. Los perros no pueden pasar de una vida sedentaria a realizar mucho ejercicio de la noche a la mañana.

En estas dos primeras semanas y gracias a que corremos solas, por lugares y a horas en las que no hay gente, me he centrado en trabajar con mi acompañante la motivación y el refuerzo en que me siga por su propia voluntad. Por suerte puedo llevarla suelta así que de momento no entraremos en el material que se necesita para correr con perro. Eso sí, si tenéis que correr por lugares en los que hay gente, vuestro can siempre tendrá que ir atado para no molestar al resto de los transeúntes. La motivación es un punto muy importante y es aquello que refuerza el vínculo persona-animal a la hora de correr. A los perros les gusta correr pero de ahí a hacerlo durante largo rato sin parar a oler, coger un palo o mirar algo que les resulta extraño…hay un trozo. En el momento en el que vaya atada cualquier parón o cambio de rumbo que quisiera hacer mi perra podría suponer un tirón en mí e incluso una caída. No utilizo premios, sólo la voz firme, alegre y positiva y grandes caricias llenas de orgullo cuando nos paramos para seguir andando. Por eso es importante que los ratos de ejercicio sean eso y que no sustituyan a las salidas a la calle.

Un factor importante que también tenemos que tener en cuenta cuando empezamos a correr con nuestro can, y que no os he mencionado hasta ahora, es la edad del animal. A nivel competitivo es necesario que tenga un año y a nivel de entrenamiento, aunque se puede empezar a correr, dos o tres meses antes, siempre se hará sobre distancias muy cortas y ritmos lentos, sus articulaciones, huesos y musculatura se encuentran todavía en formación.

Por último, es conveniente que nos fijemos en el terreno sobre el que nos movemos, no es que no podamos correr sobre superficies duras pero tenemos que fijarnos por si se hacen daño en las almohadillas.DSC_1153

Esperamos que, en alguno de vosotros, aparezca el gusanillo de querer empezar a correr con vuestro perro. Nos vemos la semana que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas