Historia Quiénes somos Aviso legal Protección de datos Contacto

Empezar a correr con tu perro (3ª semana)

Cuando analicé el plan de entrenamiento de esta semana pensé que no iba a ser capaz. Pero tenemos una meta…y después tendremos otra…así que no podía fallar. Me armé de paciencia (mi acompañante siempre está dispuesta) y nos lanzamos “a la carrera”. Y como no, volvimos a tener grandes sensaciones. Superación, aprendizaje de los kilómetros recorridos, ausencia de prisa, esfuerzo recompensado, ganas de seguir corriendo, notar cómo cada vez queremos más. Sensaciones de vida. Así lo estamos viviendo, aunque la distancia que hemos recorrido sea pequeña y todavía nos falte mucho por recorrer.

Igual que en las dos semanas anteriores, notamos mejoría a nivel físico y mental. Mi cuerpo cada vez está más fuerte y mi mente más relajada. Mi perra no muestra signos de cansancio o fatiga y nuestra coordinación va en aumento. En esta semana he conseguido que corra a mi lado sin realizar ninguna parada. Ya está preparada para que pueda atarla y empecemos a correr “unidas”. Para ello, también tendré que empezar a trabajar la parte superior de mi cuerpo puesto que necesitaré fuerza para controlarla cuando vaya atada. En el post de la semana que viene analizaremos el material que vamos a usar.

Me han preguntado por qué no utilizo premios a la hora de enseñar al perro a correr conmigo. Según mis conocimientos y mi experiencia, los canes tienen dos motores con los que trabajan a la hora de hacer cosas: el motor egoísta y el motor altruista.

El motor egoísta es el que utilizan cuando hacen algo para conseguir aquello que quieren. Un ejemplo claro está en las llamadas “habilidades caninas”, que seguro que más de uno habréis enseñado a vuestro perro. Cuando le enseñamos a que dé la pata o haga un giro, mediante premios, lo que conseguimos es que el perro lo haga para conseguir ese premio tan rico. Colabora con nosotros para obtener algo, su motivación es el premio.

El motor altruista es el que utilizan cuando hacen algo porque sí, porque quieren. No para conseguir un premio sino por su propia conveniencia y decisión. Aquí juega un papel muy importante la motivación hacia el perro, tenemos que conseguir que lo que hace, el vínculo que crea con nosotros y nuestro reconocimiento sean lo suficientemente importantes para él como para colaborar con nosotros con esta única motivación.DSC_1154

Para mí, está muy bien trabajar el motor egoísta en “habilidades caninas”. Aquí queremos una respuesta rápida y precisa en el perro. Sin embargo, para aquellas actividades que requieren de una conducta más general y duradera es conveniente trabajar el motor altruista de nuestro perro. Pero no olvidéis, el perro es un animal tan fiel que en ocasiones puede llegar a extremos físicos que le pueden perjudicar, por el simple hecho de seguir corriendo junto a su dueño.

El plan de entrenamiento que hemos hecho esta semana ha sido este:

Lunes

Miércoles

Viernes

Domingo

10′ calentamiento

10′ calentamiento

10′ calentamiento

10′ calentamiento

Serie: 5′ andando – 10′ corriendo (repetida 4 veces)

Serie: 5′ andando – 10′ corriendo (repetida 2 veces) / 5′ andando – 15′ corriendo

Serie: 5′ andando – 10′ corriendo / 5′ andando – 15′ corriendo / 3′ andando – 20 corriendo

Serie: 5′ andando – 15′ corriendo (repetida 2 veces) / 3′ andando – 20′ corriendo

Serie: sprint 50 metros – 1′ andando (repetida 2 veces) / subir corriendo una cuesta

Serie: sprint 100 metros – 1′ andando (repetida 3 veces)

Serie: sprint 50 metros – 1′ andando (repetida 2 veces)

Serie: sprint 50 metros – 1′ andando (repetida 3 veces)

15′ estiramientos

15′ estiramientos

15′ estiramientos

15′ estiramientos

Hasta ahora no hemos hablado de los ratos de calentamiento y estiramiento. Cuando calentamos podemos aprovechar para que el perro también lo haga. Podemos lanzarle una pelota o hacer que salte, pero sin cansarle demasiado. En el rato de estiramientos intento que ella no se quede parada de golpe y después procuro hacerle un pequeño masaje estirando sus articulaciones y músculos.

Y después de esta nueva semana, os dejamos hasta dentro de unos días, cuando, si todo va bien, habremos conseguido la recompensa de haber cumplido nuestra primera meta.

¡Anímate con nosotras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas