Historia Quiénes somos Aviso legal Protección de datos Contacto

La calidad del agua

file0001323123153Aunque ya sabemos en qué agua pueden nadar nuestros compañeros acuáticos, todavía tenemos que aprender que para su buena salud y bienestar debemos conocer algunos parámetros físicos y químicos que nos indican la calidad del agua en la que viven. Será nuestra última lección antes de dar el gran paso de llenar de agua nuestro acuario. Lo más importante de todo es que no sólo debemos conocer estos parámetros, también debemos aprender a controlarlos, medirlos y ajustarlos.

Seguro que te interesa saber que estos análisis son necesarios para mejorar la intervención, en caso de una patología en los habitantes de nuestro acuario. Además, si llevamos un registro de los datos obtenidos, podremos colaborar en la explicación de las causas de múltiples alteraciones patológicas. Pero sobre todo, mucho cuidado, en los controles de calidad del agua se corre el riesgo de propagación de enfermedades, si no se toman las medidas higiénicas necesarias con los aparatos de medida, el equipo de análisis y la forma de operar.

Es necesario realizar estos controles de forma regular y en circunstancias conocidas. Las indicaciones aportadas por análisis puntuales son poco útiles porque no permiten seguir una evolución de la situación.

Podemos sintetizar los parámetros que tenemos que analizar en:

Temperatura. tenemos que conocer los valores óptimos de cada especie. Además, es necesario tener en cuenta que las variaciones bruscas de temperatura son muy estresantes para nuestros peces. Los valores máximos de variación que podemos permitir son: 1ºC de bajada cada 24 horas, y 2ºC de subida cada 24 horas. La resistencia eléctrica que necesitaremos para el calentador es de 1 watio por litro de agua.

Salinidad. para acuarios marinos. Mide la cantidad total de sales disueltas en gramos por litro. El agua de mar óptima tiene un 3,6% de salinidad. Las mediciones con densímetros son variables según la temperatura ya que la densidad del agua varía con ésta. Con una temperatura de 25 ºC y un 3,6% de salinidad, la densidad del agua es de 1024. Para los peces de agua dulce conviene no sobrepasar 0,1-0,2% de salinidad y para los peces de agua salada el porcentaje óptimo está entre 0,5-1,0% de salinidad.

PH. es el grado de acidez o basicidad del agua. Se expresa en términos de valor de pH. En general, es óptimo entre 6,5 y 8,0, para agua dulce, y entre 8,2 y 8,5, para agua de mar. Es posible medir el pH de diferentes formas, dependiendo de la frecuencia de nuestras lecturas y de lo preciso que necesitemos que sean los resultados.

1. ElectropHmetro. Sus lecturas están basadas en las propiedades eléctricas del agua. Sumergiendo el electrodo, suministra al instante la lectura del pH con un grado de precisión de 0,1. Es caro y precisa de una calibración continua, además de un cuidadoso mantenimiento.

2. Papel indicador o tiras indicadoras. El más familiar es el papel de tornasol. Registra simplemente “ácido” o “base”, y a pesar de lo interesante de su precio, no posee una gran precisión en el diagnóstico del agua.

3. Dosificación colorimétrica. Es la forma más económica de medir el pH con un razonable grado de exactitud. Consiste en añadir unas pocas gotas de un indicador a una muestra de agua que recojamos de nuestro acuario. Compararemos el color obtenido en una tabla que indica los valores según color resultante.

Dureza (gH). Mide la cantidad de sales disueltas de calcio y magnesio y su valor está comprendido entre 5 y 150 mg/l. De esta manera, se diferencian las aguas continentales, dependiendo de su contenido en sales de calcio y magnesio, en: blandas, moderadamente blandas, ligeramente duras, moderadamente duras, duras y muy duras.  Los tests de colorimetría más utilizados se diferencian en el tipo de unidad que utilizan.

kH. Mide la dureza temporal o capacidad tampón del agua por la cantidad de sales disueltas debidas a carbonatos y bicarbonatos de calcio y magnesio. Es más importante en agua de mar que en agua dulce. Sirve como estabilizador del pH y también disponemos de tests de colorimetría para su medición.

Alcalinidad. Expresa la mineralización del agua y su poder tampón.

Cloro. Se elimina con una buena oxigenación del agua durante 24 horas.

CO2. Se elimina con una buena aireación. Su toxicidad es variable dependiendo de las especies que tengamos en el acuario.

Fosfatos. Se eliminan con la renovación del agua o con el cultivo de plantas y algas. Estaremos ante valores tóxicos a partir de 0,5 mg/l.

Oxígeno. Es un parámetro muy importante. El valor mínimo aconsejable de oxígeno disuelto es de 4mg/l. Con una buena aireación y circulación del agua, la buena oxigenación de nuestro acuario está asegurada.

Compuestos nitrogenados: son amoniaco, nitritos y nitratos.

Amoniaco. Es excretado por peces y microorganismos. Su toxicidad depende de la temperatura y del pH, principalmente. El amoniaco se disocia en ion amonio, lo que se mide con el test de colorimetría es la concentración de amonio. Valores tóxicos de amoniaco: 0,01 mg/l. Valores tóxicos de ion amonio: 0,3-0,5 mg/l para pH y temperaturas altas.

Nitritos. Valores tóxicos a partir de 0,1 mg/l.

Nitratos. Valores tóxicos entre 20 y 500 mg/l, aunque varían según las especies. Para eliminar los nitratos se ha de renovar el agua porque el filtro biológico no los elimina. Existen filtros desnitrificadores pero suelen ser caros y nunca efectivos al 100%. También las plantas nos ayudan a disminuir la concentración de nitratos.

No os preocupéis, sabemos que son conceptos difíciles de entender pero poco a poco conseguiréis ser unos expertos en la materia. Sólo hace falta paciencia y perseverancia. Ya veréis como aquello que ahora os parece un acertijo, se convierte, dentro de poco, en una prueba superada y en una tarea que os proporcionará alegría, entretenimiento y ratos de diversión con vuestros compañeros.

Hemos creado estas tablas para intentar facilitaros el conocimiento de los parámetros y de aquello que tenéis que hacer en caso de que los análisis no resulten satisfactorios. ¡Esperamos que os sean de gran ayuda y que estéis preparados para los pasos finales en la creación de nuestro primer acuario juntos!.

SUBIR LA DUREZA TEMPORAL (KH)

Utilizar generadores de kH comerciales.
Disolver una mezcla de 5 partes de bicarbonato sódico y 1 parte de carbonato cálcico hasta obtener el kH requerido.
Filtrar a través de conchas marinas o arena de coral.
SUBIR LA DUREZA TOTAL (gH)

Utilizar generadores de gH comerciales.
Agregar sales de calcio y magnesio al agua, (carbonatos, bicarbonatos o sulfatos).
SUBIR EL pH

Cualquiera de los métodos empleados para subir el kH.
Agregar bicarbonato al agua.
Mezclar con agua de mayor pH.
BAJAR LA DUREZA TEMPORAL (KH)

Mezclar agua pura (destilada, desionizada u obtenida por osmosis inversa) en partes proporcionales según el kH buscado.
Agotar el kH mediante el uso de ácidos, como el ácido fosfórico o cítrico.
BAJAR LA DUREZA TOTAL (gH)

Mezclar con agua pura (destilada, desionizada, o de osmosis inversa).
BAJAR EL pH

Cualquier método usado para bajar el kH.
Usar acidificantes comerciales de pH.
Usar turba en el filtro (da cierto color marrón al agua).
Mezclar con agua de pH más acido.
ESTABILIZAR EL PH

Usar tamponadores comerciales de pH

 

ELIMINAR CLORO

Almacenar el agua 24-48 horas con aireación fuerte.
Filtrar a través de carbón activo.
Agregar al agua tiosulfato de sodio.
ELIMINAR OZONO

Almacenar el agua 24-48 horas en continuo movimiento.
Filtrar a través de carbón activado.
Filtrar el agua ozonizada a través de un aparato de ultravioleta.
ELIMINAR AMONIACO Y NITRITOS

Cambiar el agua.
Agregar bacterias nitrificantes.
Filtración biológica con bacterias nitrificantes.
Filtración química con resinas catiónicas débiles para el amoníaco.
Oxidación química fuerte mediante ozono u otros oxidantes (bastante complicado y poco recomendable)
Medidas preventivas: no alimentar en exceso ni superpoblar el acuario.
ELIMINACIÓN DEL AGUA VERDE “LECHOSA” Y ESTERILIZACIÓN DE AGENTES PATÓGENOS MICROSCÓPICOS

Filtrar el agua por aparatos de luz ultravioleta.
Filtrar a través de filtros mecánicos esterilizantes. (filtros con diatomeas, filtros con cartuchos de 0,5-1 micras).
Ozonizar el agua.
ELIMINAR NITRATOS

Cambiar el agua.
v Filtración biológica mediante aparatos desnitrificadores anaerobios comerciales.
v Filtración con resinas aniónicas antinitratos.
v Favorecer el crecimiento de plantas acuáticas.
v Medidas preventivas: no superpoblar los acuarios y usar skimmers en los acuarios marinos.
ELIMINAR FOSFATOS

v Cambiar el agua.
v Filtrar el agua con resinas aniónicas antifosfatos.
v Medidas preventivas: favorecer el crecimiento de plantas acuáticas, no superpoblar el acuario y que no sobre comida.
ELIMINAR COBRE

v Filtración a través de carbón activo.
v Usar preparados comerciales contra metales pesados.
v Agregar al acuario EDTA (agente quelante). No elimina el cobre pero reduce su toxicidad.
v Aumentar el kH para que precipite el cobre (poco efectivo).
v Espumación con skimmer.
v Medida preventiva: dejar correr el agua del grifo durante un minuto antes de utilizarla.
ELEVAR EL CONTENIDO DE OXÍGENO

v Aumentar el movimiento del agua.
v Bajar ligeramente la temperatura.
v Usar filtros seco-húmedos.
v Aumentar la población de plantas.
v Inyectar CO2, en acuarios con plantas bien iluminados.
v Disminuir la población de peces.
ELIMINAR EL COLOR, OLOR Y RESTOS DE MEDICAMENTOS DEL AGUAEs muy importante medicar aparte, en un tupper con agua del acuario. Si medicamos directamente en el acuario tenemos que cambiar el agua.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas