Historia Quiénes somos Aviso legal Protección de datos Contacto

La iluminación en el acuario

file000844617092

Si las personas necesitamos luz para vivir, en la vida de nuestros peces y plantas ocurre exactamente lo mismo. Salvo en aquellos casos en los que tengamos un acuario sin plantas, y una comunidad de peces que sólo necesite de una luz natural adecuada para sobrevivir, en todos los demás supuestos tendremos que dedicar gran parte de nuestros esfuerzos para el acondicionamiento del acuario en proporcionar una fuente de iluminación óptima a nuestros peces y plantas.

Es muy importante que entendamos desde un principio que toda fuente luminosa emite una serie de “partículas”. Algunas son apreciables por el ojo humano y otras no, pero todas y cada una de ellas son necesarias para que nuestro acuario goce de buena salud. Y tenemos que conocerlas todas para saber elegir la luz que nos conviene en cada caso.

Para empezar este brillante tema de la iluminación, comenzaremos con unas definiciones que nos van a ser de gran ayuda a la hora de buscar la mejor iluminación en el acuario.

Fuente luminosa: pueden ser de origen térmico, como el sol o las lámparas de incandescencia, o de origen luminiscente, como los rayos de tormenta o las lámparas fluorescentes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Luz: radiación electromagnética emitida por un cuerpo luminoso en forma de energía visible.

Lámparas: fuentes luminosas de origen eléctrico que producen luz por incandescencia, luminiscencia, fotoluminiscencia.

Longitud de onda: distancia entre las crestas de dos ondas (se mide en nanómetros: nm).

Energía: de naturaleza electromagnética, varía al inverso de la longitud de onda (a menor longitud de onda mayor energía).

Intensidad: particular emisión de luz por parte de una fuente luminosa (se mide en lúmenes).

Espectro: mezcla de todos los colores que emite una luz.

Temperatura de color: temperatura en grados Kelvin a la que un cuerpo debe de ser calentado para que emita luz estable en un color determinado.

Índice de reproducción cromática: capacidad que tiene una fuente luminosa de reproducir los distintos colores del objeto iluminado con referencia a la luz solar. En una escala de 0 a 100, teniendo como referencia la luz solar, a las 12.00 horas obtendríamos el máximo valor.

Eficacia: relación entre el flujo luminoso y la potencia absorbida (se mide en lúmenes por watio).

Eficiencia o Flujo luminoso: parte proporcional de energía que la luz produce y que es convertida en luz visible (se mide en lúmenes).

Iluminancia: flujo luminoso que recibe una superficie determinada situada a una cierta distancia (se expresa en luxes que es el equivalente a los lúmenes por m2).

Vida útil: es la duración del 80% de las lámparas al 80% de su flujo lumínico.

Vida media: es la duración media de un determinado tipo de lámparas.

Una vez que tenemos claros estos conceptos, el siguiente paso será conocer los aspectos que influyen en la penetración de la luz en el acuario.

  • La altura vertical del acuario.
  • La coloración del agua.
  • El color del fondo trasero del acuario.
  • El tipo de reflector (soporte) y la distancia entre él y la lámpara.
  • La superficie total del acuario.
  • La existencia de tapas en el acuario.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, es esencial que tengamos claro qué tipo de acuario vamos a crear para poder determinar qué cantidad de luz necesitamos y de qué manera la vamos a repartir por el volumen de nuestro acuario, sobretodo dependiendo del ambiente que queremos recrear.

También es importante tener claro qué tipo de luz vamos a poner y qué tipo de lámparas, sin olvidarnos de las posibles pérdidas de luz, que están relacionadas con la forma de nuestro acuario.

Como pequeño consejo a la hora de intentar ayudaros en vuestra decisión, os diremos que algunas lámparas de luz azul y de luz infrarroja son ideales para combinar en acuarios marinos. Estas lámparas imitan a la perfección la luz del arrecife de coral y estimulan el crecimiento de plantas y algas. Por otro lado, las lámparas de vapor de mercurio son recomendables para acuarios de agua dulce.

file0001472763975

Si tuviésemos que desglosar de alguna forma los niveles más óptimos de luz para los organismos vivos, lo haríamos de la siguiente forma:

La mayoría de corales y algas verdes 12000-16000 lux
Algas marones y rojas, coral burbúja y anémonas 6000-10000 lux
Esponjas, corales cuero y gorgónias 2000-5000 lux

Es verdad… asimilar todas estas nuevas ideas en nuestra cabeza y saber QUÉ POTENCIA DE LUZ NECESITAMOS INSTALAR en nuestro acuario, puede suponer un problema bastante difícil de resolver, así que para intentar encontrar juntos la solución queremos “chivaros” una pequeña fórmula mágica:

W = LxA / ExU

W es la potencia en watios
L son los luxes totales deseados en la superficie del acuario
A es la superficie total del acuario en m2
U es el factor de utilización constante para cada acuario. Para luces azules o de espectro total es 0,5. Representa la cantidad de luz que llega de los 0,5 a 0,75 metros de profundidad.
E es la eficacia de una lámpara en lúmenes/watio

Ejemplo:

En un acuario de 1,5×0,5×0,5 m (375 litros), ¿cuántos fluorescentes necesitamos de 36 vatios de espectro total con eficacia de 70 lúmenes/vatio para alcanzar 15000 lux en superficie?

W=LxA/ ExU 15000lux x 0,75 m2 / 70 lúmenes/vatio x 0,5m = 321 vatios

321 vatios / 36 vatios de cada tubo = 9 tubos.

Sólo necesitáis despejar las incógnitas que hoy os planteamos para encontrar la solución y saber iluminar vuestros acuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas