Historia Quiénes somos Aviso legal Protección de datos Contacto

La oruga procesionaria

Los cambios meteorológicos de los últimos años están teniendo un efecto claro con respecto a la presencia de la oruga procesionaria: cada vez llega antes…Esta oruga que comúnmente llamamos procesionaria, supone un problema para las personas pero, sobretodo, es muy peligrosa para nuestros perros y especialmente para los cachorros.

¿Cómo aparecen?

La procesionaria es una oruga, es el estado larvario de una mariposa muy común en los bosques de plantas coníferas. Después de permanecer durante todo el invierno en unas bolsas de seda colgadas en los pinos, con la subida de la temperatura al final del invierno y en cuanto los termómetros empiezan a superar los 18-20 grados, las orugas procesionarias se disponen a bajar de los árboles en busca de un sitio adecuado bajo tierra para realizar su muda. Se desplazan formando hileras por los alrededores de los pinares (de ahí su nombre, porque parece que van en “procesión”), y en ocasiones recorren distancias relativamente largas.

Esta “procesión” les llama mucho la atención a los perros que se acercan, las huelen e incluso a veces las cogen con la boca.

¿Por qué son peligrosas?

Estas orugas están recubiertas de unos pelos urticantes cargados con una sustancia tóxica que sueltan a modo de defensa cuando se ven amenazadas. Así que el riesgo está al tocarlas o al acercarse mucho a ellas, sus pelos urticantes son como dardos envenenados y cuando se sienten amenazadas los sueltan.

Síntomas que presentan los perros

  • Puede que trate de rascarse la boca, que agite la cabeza y que se muestre nervioso e inquieto
  • Inflamación de la cara y de los párpados
  • Inflamación de los labios y de la mucosa oral
  • Inflamación de la lengua que conduce a la imposibilidad de cerrar la boca
  • Gran cantidad de saliva
  • Jadeo a causa del dolor
  • En casos más graves, y si no se actúa con rapidez, necrosis de la parte afectada, asfixia por edema de la laringe, vómitos, hemorragias, shock anafiláctico y muerte

Medidas a tomar

Una rápida actuación veterinaria es fundamental así que es imprescindible acudir de urgencia a un veterinario.

Como primeros auxilios podemos efectuar un buen lavado de la zona afectada con suero fisiológico. Si no es posible, podemos lavar la zona con agua tibia (el calor disminuye la actividad de la toxina). Es importante que el lavado lo realicemos siempre sin frotar para evitar que los pelos se rompan y liberen más toxina. También es importante lavar la zona de forma que el perro no trague el agua, sino que vaya de dentro hacia fuera, para tratar de arrastrar los pelos de las orugas hacia el exterior.

Si vivimos en una zona alejada y/o con presencia de muchos pinos, podemos consultar con nuestro veterinario la posibilidad de tener un medicamento adecuado en nuestro botiquín para utilizarlo en caso de urgencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas