Historia Quiénes somos Aviso legal Protección de datos Contacto

Cómo crear un acuario de agua dulce (I Parte)

La mayoría de la gente pensamos que tener un acuario es tan fácil como comprar unos peces y meterlos en el agua, pero si alguno de vosotros habéis probado esto alguna vez os habréis dado cuenta de que, en el fondo, no es tan sencillo. Existen una gran cantidad de cosas a tener en cuenta y un montón de factores que no debemos olvidar. No es de extrañar que desconozcamos si nuestros amigos acuáticos están viviendo o simplemente sobreviviendo. Al fin y al cabo, si el agua está sucia o falta oxigenación no nos lo dicen…y como no seamos de esos dueños que disfrutan observando sus peripecias, es probable que, si se encuentran mal, nos demos cuenta demasiado tarde. En definitiva, el mundo acuático es muy complejo pero eso no significa que no podamos ir aprendiendo. Para poder entender qué es un pez, qué necesita, cómo actúa, cómo debemos relacionarnos con él, los cuidados que debemos ofrecerle…lo primero que deberíamos hacer es tener uno ¿no?. Pues bien, nos vamos a poner manos a la obra y desde aquí os explicaremos los PASOS A SEGUIR PARA TENER VUESTRO PRIMER ACUARIO. Empezaremos por uno fácil y sencillo, y os iremos dando instrucciones; el éxito de la buena educación es tener una base sólida. No olvides que ese animal de compañía que vive bajo el agua puede llegar a acompañarte durante años, así que no hay que precipitarse. Nuestro acuario va a ser de agua dulce ya que los de agua salada son más caros y difíciles de mantener. En primer lugar tenemos que decidir los peces que vamos a tener; cuántos y cuáles. A esto lo llamaremos conformar la comunidad de peces de nuestro acuario. Hay que elegir la especie central, si se trata de uno acuario especializado, o el número de especies que vamos a tener, si el acuario va a ser comunitario. Para esto, lo mejor es contar con la opinión de un experto. Cada especie demanda un paisaje específico y necesidades diferentes de: profundidad y volumen, orientación e iluminación del acuario, temperatura, sustrato y decorado, filtración y equilibrio químico del agua. Solicitad el consejo y las recomendaciones de una persona especializada, que será quien mejor os podrá orientar sobre qué escoger. Una vez que hayamos tomado esta decisión podremos comprar el acuario más adecuado y el siguiente paso será elegir su ubicación correcta en nuestro hogar. Ha de ser lo suficientemente amplia y resistente como para aguantar el peso y la dimensiones del acuario (sobretodo cuando lo llenemos de agua). Este lugar debe cumplir los requisitos de luz que necesite la especie o especies que hayamos decidido que vamos a tener (aunque en general no es recomendable que haya exceso de luz natural ni cambios de temperatura bruscos). Si además existe la posibilidad de tener un grifo cerca, las labores de vaciado y llenado del tanque serán mucho más fáciles. Tampoco olvidéis que el acuario ha de situarse cerca de una toma de corriente. Y, de momento, con todas estas tareas pendientes os dejamos entretenidos hasta la semana que viene. Esperamos que estéis listos para explicaros los siguientes pasos. Buena suerte y disfrutad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas