Historia Quiénes somos Aviso legal Protección de datos Contacto

Cómo crear un acuario de agua dulce (II Parte)

Enhorabuena, ya tienes tu primer acuario. Ya has elegido su lugar en tu casa y seguro que cada vez que pasas delante de él lo miras y te imaginas cómo quedará.

Desde Anyma2 queremos crear un acuario de forma fácil, sencilla y accesible económicamente así que todos los consejos y trucos que vamos a compartir con vosotros están encaminados a conseguirlo pero, como pasa con la gran mayoría de cosas en esta vida, existen otro tipo de productos y utensilios más caros y complejos que igual, alguno de vosotros prefiere utilizar. Desde aquí podremos solucionar todas vuestras dudas si os encontráis indecisos a la hora de comprar un producto o realizar cualquier paso.

Uno de los aspectos fundamentales de un acuario es la limpieza. Te habrás dado cuenta de que tu acuario no está lo suficientemente limpio así que nuestro siguiente primer paso será limpiarlo. Es imprescindible que tengamos nuestro “kit de limpieza” que nos servirá para el futuro y que únicamente utilizaremos para nuestro acuario.  Este kit estará compuesto de: un cubo, un sifón para el fondo del acuario (nos sirve un trozo de tubo de plástico), un salabre, un bote de lejía pura (sin detergentes en su composición) y unos papeles de periódico. Cada vez que usemos los materiales tendremos que desinfectarlos después.

Para limpiar el acuario por primera vez, diluiremos un poco de lejía pura (hipoclorito sódico) en nuestro acuario (un tapón o dos dependiendo del tamaño), añadiremos un chorro de agua y limpiaremos y lavaremos el acuario. De esta forma aseguramos que esté totalmente desinfectado. Una buena forma de terminar cualquier tipo de desinfección, es dejando que los objetos que hemos lavado se sequen al aire libre durante 24 horas.

Mientras limpiamos el acuario es conveniente que comprobemos, a la vez, su impermeabilidad, es decir, que no existe ninguna fuga de agua.

Una vez que hemos hecho esto podemos empezar a incluir los componentes de nuestro acuario.

Para todos aquellos que ya tengáis experiencia en el montaje de acuarios os aconsejamos que la primera pieza que coloquéis sea el filtro de placa. Este filtro es una especie de rejilla plástica con una toma de entrada de aire y una de salida de ese aire mezclado con agua. Existen diferentes tipos y podemos elegir el que más se adapte a nuestro caso teniendo en cuenta el tamaño de nuestro acuario y la comunidad de peces que hemos decidido tener. Para su funcionamiento colocaremos la placa directamente sobre el fondo del acuario. El filtro de placa tiene dos funciones principales: nos ayuda a limpiar la suciedad que se acumula en el sustrato y crea una corriente de aire hacia el fondo del acuario que nos ayuda a que circule el agua y ya sabemos que cuánto más circule el agua, mejor. Eso sí, este tipo de filtro es un elemento de apoyo para el acuario pero no sustituye al equipo de filtración que colocaremos más adelante. No os animéis a utilizar este filtro si sois novatos en acuariofilia puesto que su limpieza es muy difícil y sólo sabrán hacerla aquellas personas que tengan experiencia.

Todos aquellos que estáis creando vuestro primer acuario os olvidaréis del filtro de placa y vuestro siguiente paso será realizar aquello que denominamos “enriquecer el medio de nuestro acuario”. La base de la decoración de un acuario para el enriquecimiento está formada por el fondo (sustrato), las rocas y otros elementos como madera, coral… Este enriquecimiento permitirá que nuestros bichos se desenvuelvan mejor, que tengan lugares para cobijarse, materiales para hacer nidos (aquellos que hagan) y les proporcionará una fuente inagotable de entretenimiento (escarbando y moviendo “piedras”).

El sustrato puede variar según el tipo y estilo de acuario. En nuestro caso no vamos a incluir plantas en el acuario así que hemos elegido la grava como sustrato porque tiene entre 3 y 7 mm. de tamaño (materiales más finos pueden enturbiar el agua e impedir la circulación por su interior favoreciendo la aparición de compuestos tóxicos debido a la falta de oxígeno). Además, la grava se puede manipular y lavar de forma sencilla. También os aconsejamos que, en este caso, el espesor de la capa tenga entre 3 y 6 cm.

Antes de colocar el sustrato también tenemos que lavarlo. Introduciremos la grava en nuestro cubo y la lavaremos bien, removiéndola con agua tantas veces como haga falta hasta que veamos que queda limpia. Después diluiremos un poco de lejía pura en nuestro cubo lleno de agua y dejaremos que la grava repose dentro durante 24 horas. Un último aclarado más y ya la podemos introducir en el acuario.

Y con esta sesión de “limpieza” os dejamos. ¡Nos vemos pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas